2017-07-05 19.55.42

Somos…

Somos nuestras alegrías, ese beso que robamos, el juguete viejo y feo pero que nos encantaba, ese baile vacilao con la pelaita que nunca creímos que nos prestaría atención, los premios que alguna vez ganamos, las idas y vueltas de mochilero por acá y por allá, unas cervezas con amigos en el borde del mar, recorrer La Samaria en un jeep amarillo lleno a reventar, tantas vainas que hay en la cabeza dando vueltas una y otra vez de tiempos y escenarios tan distantes como cercanos…

También somos nuestras taras, el llave que mataron, la niñita que nos dijo ‘no te vistas que no vas’, el papá que no quiso estar, las fiestas a las que no pudimos ir, la vez que me fui de Sant Ferriol, alguna noche que Martina enfermó, los temores de querer y no poder, taras que no nos destruyen sino que nos permiten crear nuestras otras formas de entendernos y sentirnos…

Alegrías y taras, taras y alegrías, cada una construye quien somos, cada una es parte de esa montaña rusa que subimos y bajamos una y otra vez…

Somos grises, una fantástica mezcla de lo que nos gustaría repetir y de aquello que quisiéramos dejar en el pasado, somos memoria y somos recuerdos…

Como leí por ahí hace un rato, “…La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados…”.

Arte foto: @me_lata

migrante

Ni yendo a la luna…

Estoy almorzando en el restaurante de siempre. Es un restaurante español y eso hace que unos y otros saquen a flote sus mejores experiencias culinarias, reales o inventadas. Todos queremos “tener mundo” e impresionar a nuestra mesa con grandes historias de comidas raras y extrañas que hemos tenidos en “nuestros viajes”.

Vine solo. Mientras escaneo mis redes es inevitable escuchar un poco de aquí y allá. En la mesa de al lado se ríen con escándalo de algunas de estas anécdotas.

Uno cuenta con asombro como hace poco en Madrid vio que había gente desayunando vino y chorizo, todos le hacen el coro, ohhhhhhh, que poco saludable pero que buena vida.

Si, tan saludable como un caldo de costilla o una Arepa e’ huevo o cualquier otro plato de nuestra sana gastronomía pienso yo… (además que en 5 años viviendo en España NUNCA vi a nadie haciendo esa combinación)

En fin, que siguen hablando y deriva el tema a cómo ven a los colombianos en España, el personaje dice que “ahora si existimos”, “gracias a James” puntualiza. “Antes sólo nos conocían como narcos y putas”.

Bueno, “como los venezolanos”, dice para reafirmar su postura con suficiencia, “que ahora se vienen en bandada a Colombia y lo único que ve uno son putas y rateros”.

Carajo. Ya me dañaron el almuerzo. Volteo y hago una cara de desagrado amplia y bastante evidente.

Uno del grupo matiza “bueno, algunos, no todos…”

Y el otro vuelve a la carga “pues la mayoría…”.

Pienso, como siempre, que las generalizaciones sólo hacen daño, que no ayuda en nada pensar que todos son X o Y.
Continue reading

Bogotá - Colombia 30

Mil muros

En 2006 vivía en Barcelona, estudiaba de día y trabajaba en las noches en un restaurante en la zona de Gracia. Cuando salía en la madrugada ya todas las tiendas y locales de la zona ya estaban cerrados y en sus esteras y puertas resaltaban excelentes graffitis que a la luz del día muy pocas veces se podían ver.
 
A partir de ahí empecé a fotografiar con la cámara o celular que tuviera a mano todo el arte urbano que me tropezaba por la ciudad condal y lo volví una costumbre. Desde entonces en cada ciudad a la que voy trato de capturar la mayor cantidad de fotos de todo tipo de expresiones pintadas en los muros…

El arte urbano para mi es un termómetro de las expresiones, culturas y narraciones de cada ciudad, capturo todo, desde increíbles murales de gran formato hasta tags (firmas) sin mayor sentido, creo que cada uno de estos graffitis dice algo de quien lo hizo… Continue reading

2017-02-09 19.29.20

Serendipia

Al principio de los tiempos estudié para ser periodista, mi titulo dice que soy “Comunicador Social y Periodista” e incluso al inicio de mi vida profesional ejercí un par de años como tal.

Hace un tiempo por las notables -y afortunadas- carambolas de la vida he ido tirando para otros lados pero manteniéndome siempre con un pie en la esencia del periodista: Contar cosas, explorar en los otros y exponer historias que merecen ser contadas…

Hay un término que me gusta mucho: “Serendipia”, ese escenario de posibilidades que se abren a partir de explorar lo desconocido, lo inesperado, lo que pocos logramos prever. Y es por eso que creo que ser periodista es -y será siempre- un camino lleno de recorridos poco previsibles, un escenario con muchos rostros y maneras de acercarse a lo real, a lo vivo, a lo que no para de reinventarse y eso me gusta mucho…

Feliz día del Periodista a todos esos colegas que luchan, aún, día a día contra lo imprevisible, lo inesperado y lo fantástico de cada una de esas historias que siguen esperando ser compartidas…
furia

¿podremos usar esa imagen? Claro, si está en Google…

En verano de 2006 (¡hace 10 años!) Un grupo de costeños viviendo en Barcelona decidimos recibir el verano con una improvisada parranda vallenata.

El evento tuvo nutrida asistencia y al final fueron más los asistentes de otras nacionalidades que los mismos colombianos. Al final publicamos una breve nota con algunas fotos en el blog del “Grupo Copera” y hasta ahí llego la parranda.

Aún así antes de ayer, sábado 11 de junio de 2016 (¡10 años después!), “Las Noticias Cartagena”, un portal digital, decidió usar una de las fotos de tan lejana y poco colombiana fiesta como acompañamiento de una nota cuyo titular no deja lugar a dudas…

fail de uso de imagen de internet
Que si, claro que me gusta compartir y departir un buen rato con amigos al son de una cerveza, pero de ahí a lo que afirma el titular…

Si, el de la camisa de flores, sonrisa amplia y cerveza en mano soy yo. Bueno, mi yo de hace 10 años. Y salen Carlos, Ana C., Sergio, Hesler, Mauricio, Gracie y otros que, para su tranquilidad, no se reconocen…

Continue reading

Microvidas Barranquilla Barrio Abajo

Barranquilla, el mejor vividero del mundo

Hace 10 años mientras vivía en Barcelona hice junto a Iliana Ferrer y Kelly Moré este documental – Instalación interactiva en el que un grupo de Barranquilleros se llenaba de recuerdos y nostalgias al hablar del, para ellos, mejor vividero del mundo.

Una ciudad se reconoce no sólo por lo que tiene sino por lo que genera, Barranquilla, Curramba o La Arenosa se las ha ingeniado para permanecer en el imaginario colectivo de sus habitantes como el mejor vividero del mundo…

Curramba la bella, L.A.(La Arenosa), Quilla, son muchos nombres para una misma emoción, para un mismo recuerdo…

Feliz cumpleaños 203 Barranquilla…


Barranquilla, El Mejor Vividero

Dirección y Realización: Alejandro Angel T.
Idea Original y Producción: Iliana Ferrer y Kelly Moré

Barranquilla huele a ilan ilan dice Kelly, por otro lado llega humberto y canta “si el toro fuera de azucar y los cachitos de panela si yo fuera garrochero cuanta garrocha le diera”; Iliana comenta que barranquilla es un caos, pero no un caos cualquiera, un caos organizados, aclara; Noris por su parte extraña el olor del pescado frito en Puerto Colombia…

Cuatro personajes, cuatro vidas paralelas…

no a todos nos gusta la poesia

Nuestras batallitas…

- Mi primo estaba borracho en la casa, llevaba como tres días bebiendo y se le dio por hacer lo que hace siempre que está borracho: hacer tiros al aire.

Siempre que bebía le entraba ese afán, pero ese día se le acabó la suerte. Llegaron unos policías, le pidieron que bajara el arma, no la quiso bajar y los policías pensando que les iba a disparar le metieron 6 tiros. Hasta ahí llegó. Una esposa y dos niños dejó. 

IMG_20151129_082858

Juan hace un gesto de tristeza y termina de empacar las verduras. La clienta hace un gesto de desconcierto y le da el pésame.  No se imaginó, ni de cerca, esa respuesta cuando le preguntó la razón por la que no lo encontró la vez anterior.

El vecino de puesto se ríe con un fuerte escándalo cuando Juan termina su historia:

- Ahí está el negro con sus cuentos. cada semana tiene uno nuevo…

Dos callejones mas adelante Ernesto sigue las indicaciones de Blanquita y guarda una tras otras las frutas que cada cliente pide.

IMG_20151129_083047

- La vez pasada me llegó Don Luis, un viejo cliente, al puesto, lo saludo y me pregunta que cómo va todo y le respondo, “Bien, acá trabajando como negro”.

Carajo, se me olvidó un pequeño detalle, Don Luis es del Chocó y es negro como el carbón, que pena tan grande, no se la imagina. Se lo juro, yo no quería ofenderlo, ahí tiene uno por andar de loro repitiendo frases…

Terminamos de hacer mercado y nos vamos para casa con nuestras verduras, nuestras frutas y dos nuevas historias mínimas.

No hay duda, no importa cual sea nuestro oficio, raza o condición social, todos queremos que alguien nos escuche nuestras historias, nuestras batallitas, nuestra vida…

Yelinca, mi esposa, es la clienta a quien le cuentan las historias; ella es ingeniera y no tienen nada que ver con medios, comunicación,  ni periodismo pero tiene una capacidad impresionante para que la gente quiera contarle cosas.

Por eso cada vez que puedo aprovecho y me pongo a su lado para escuchar -de rebote- buenas historias, buenas batallas…

iguales

Un mal poeta…

Dos monjes van caminando con su atuendo típico por toda la carrera séptima, arrastran un carrito de balineras donde llevan una lavadora que se nota tuvo mejores épocas; me los quedo mirando intensamente, uno sonríe al sentirse observado, el otro aprieta el paso pues quiere llegar rápido al técnico donde llevan la lavadora.

La ropa sucia no siempre se lava en casa…

Saco la cámara y al intentar tomar una foto se bloquea, hubiera sido una #microvida excelente; pero no importa, es uno -otro- de esos recuerdos que deben quedarse dando vueltas en el limbo mental de las historias por contar y capturar..

Me doy cuenta que se me hace tarde para una reunión, ahora soy yo quien aprieta el paso. Unas calles más arriba un mago le pide a un joven del improvisado público que saque una carta y la muestre a los demás. El accede con pereza y sin mucha energía. El mago sonríe, le da una palmada en la espalda y le dice:

- Despierta muchacho, que la vida es corta y la magia la creas tu mismo…

Yo sigo caminando y sólo puedo pensar que, casi siempre, la mejor parte del truco es no entender que es lo que tiene el mago en el sombrero.

vida realHace unos años escribir me salvó la vida, me dejó expresar y sacar de adentro ideas, dolores, alegrías y más de un tropezón; escribir y contar mis imágenes mentales diarias me permitió seguir pedaleando, caminando, tirando pa’ lante.

Hace un tiempo la rutina, los afanes del día a día y mil y un excusas más me tienen distanciado de esta manía salvadora.

Por eso hace un rato empecé a escribir, escribir sin pensar, escribir, borrar, escribir, borrar, buscar viejas ideas, reciclar, escribir, borrar, escribir, y así hasta que lo escrito tuvo cierta coherencia…

Cuando leí los párrafos uno detrás de otro recordé que tengo un mal poeta bien dentro, quiero, intento más bien, hilar historias y buenas narraciones alrededor de lo que me ocurre y a veces estas se quedan en puros pataleos de ahogado.

Afortunadamente nuestras obsesiones son eso: Nuestras. Nadie tiene que entenderlas…

Experimenta y reinarás…