Category Archives: La Gente

Punto de quiebre

Las noches barranquilleras me dan para pensar, pasan carros que oigo de manera clara desde mi balcón, escucho al vecino viendo el programa de chismes de moda, más abajo se escucha a un bebe llorar,  escucho unos grillos que después de viejo me enteré que  no son grillos sino ranitas que dan su tono elevado y hasta el olor de la hierba cortada sube hasta mi apartamento.

Miro estrellas, repaso la jornada, día, noche, ideas, fragmentos de cotidianidad, la vida es una locura, pasa de todo y no pasa nada, pensamientos furiosos, lucha interna, sueños de aire, gritos de necesidad.

La gente, que bella es la gente, jornada de manos y codos, de abusos y desusos, de encuentros y desencuentros; la vida cotidiana es recelosa y prevenida, te da la silla y te la quita, cuan raro es sentirse extraño en tierra propia.

A lo largo de nuestra historia, de nuestro guión, nos encontramos y nos alejamos de gente, descubrimos perlas en bruto y brutas con perlas, nos estrellamos en el feeling y descubrimos que la química es más que tubos de ensayo y pipetas.

Al final me doy cuenta todo esto no es una locura, es realidad pura y dura que nos enfrenta a los poderes, a los saberes, a ti y a mi y viceversa.

Habitantes de Babel – Capítulo 1

Mientras respondía a mis preguntas Giselle miraba de vez en cuando el reloj, no estaba desesperada, imposible en un personaje tan calmado como ella, pero sabía que el tiempo corría y que aun le faltaban muchas cosas por hacer en las 14 horas que le quedaban en Barcelona.Sus respuestas eran claras, concisas, marcadas por la nostalgia y el recuerdo. No es fácil decir adiós al lugar donde viviste 11 años.

No fue posible en un par de horas de rápida entrevista captar todas sus experiencias pero si que fue posible captar toda la fuerza de una larga estancia fuera de su tierra, una larga estancia siendo inmigrante.

Con este capítulo doy inicio a la serie documental Habitantes de Babel, (micro)relatos de inmigración. La idea es mostrar las mil y una historias que vivimos los inmigrantes, las vivencias, los problemas y las alegrías.

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=2344787&server=vimeo.com&show_title=0&show_byline=0&show_portrait=0&color=00ADEF&fullscreen=1

Con habitantes de Babel, no se pretende contar ni triunfos magnificados ni perdidas exageradas sino simples historias de vida, fragmentos de existencia que nos permitan descubrir y describir procesos y conocer el qué, cómo, cuando y donde de toda esa vivencia.

Aprovecho para dar las gracias a todos aquellos que hicieron posible este inicio: Freddy Vargas en el diseño gráfico y Ana Vallejo y Margarita López en la traducción.

De igual forma quiero agradecer el valioso aporte de Joan Planas, Gonzalo Martín, Xavier Muñoz, Roger Casas, Juan David Escobar, Paola Vargas y Julián Ortega quienes con el feedback ofrecido a la muestra previa del primer episodio me permitieron mejorar muchos aspectos que desde adentro a veces se nos pasan.

Así funciona, La historia de los inmigrantes la tenemos que contar los mismo inmigrantes…

Visita http://habitantesdebabel.com

Historias de metro

En el lejano oeste si un vaquero perdía la diligencia en la que se trasladaría a otra ciudad se quedaba una semana más en la ciudad, se dedicaba a tomarse unos tragos, a pasearse buscando líos y en caso extremo a irse de putas. La semana siguiente llegaba la siguiente diligencia, se montaba y se iba hacia su destino.

Hoy la gente no es capaz de perder un metro cuando el siguiente pasará 3 minutos después, cada día me tropiezo a alguno de estos desesperados que corre como alma que lleva el diablo, baja las escaleras cual atleta olímpico y entra triunfalmente por la última endija de la puerta que se cierra después de 10 segundos de desesperados pitidos.

Pero no todos son atletas, ayer entraba con paciencia y parsimonia como voy siempre -al menos en el metro- con los últimos pitidos al vagón y vi como a lo lejos uno bajaba corriendo, esquivaba uno, esquivaba a otra, se le caía una bolsa, la recogía y cuando parecía que lo iba a lograr se caía al suelo en un fuerte y estrepitoso golpe. Intenté que me doliera pero no se pudo.

El metro siguió su marcha, ya yo iba adentro. Me senté, abri mi cuaderno y empecé a escribir.

Primero se sentó un yuppie que iba directo a la bolsa que se la pasó todo el camino hablando por su movil, que si compra aca que si vende alla que si esto que si aquello; al frente una mujer, bella, hermosa, se da los últimos toques del estudiado maquillaje que le permitirá destacar un dia más en la multinacional desangelada en la que trabaja y a su lado… ohhh polos opuestos… una niña con la ultima moda freak , 5 piercings, dos tatuajes, 7 colgantes en cada oreja, 8 anillos y una gran chupeta de colores, por dios son las 8 de la mañana pensé el al mismo tiempo que por mi cabeza pasaba la frase típica de “esta juventud de hoy en día”.

Pasaron algunos ejemplares más de la típica fauna urbana que siempre puebla el metro, fauna a la que siempre nos terminamos adaptando.

El yuppie vende propiedades en todas partes del mundo, tiene una secretaria con grandes tetas que por el mismo sueldo le redacta memorandos al tiempo que le hace ver las estrellas que su mujer no conseguía. Pero no es feliz porque su padre estaba enfermo y no lograba superar su creciente adicción a las drogas.

La mujer de estudiado maquillaje no lograba sostenerse en pie, aunque bella y talentosa iba borracha a más no poder y justo en una hora tenía una entrevista con su jefe directo. En una curva se le corrio el pintalabios y se rayo toda la cara. MIERDA. Gritó con energía. En su casa 5 botellas de vino, una caja de cerveza y muchas colillas esperaban a ser limpiadas. En la cama dormido la espera aquel que conoció anoche.

La niña freak, escuchaba música a todo volumen, la mente trataba de no pensar en que los 15 días de retraso eran sólo una casualidad, miraba una y otra vez una hoja con una escueta dirección de correo electrónico, no podía quedar embarazada ahora. No después de aquella despedida.

A cada uno le invento una historia, a cada uno le invento una vida…

El metro para, me bajo, arranco las hojas y las boto en la papelera.

Vaya mierda de historias que se me ocurren cuando voy en el metro.

Offside
Domingo off, como debe ser.

(Des)conexión

Se llama pentimento,  es cuando un pintor se arrepiente de lo que pintó y pinta algo encima, donde había una pareja se ven dos molinos, donde había una cocina se ve un girasol y así sucesivamente. Fácilmente en donde está la Mona lisa podía haber de fondo un partido de fútbol.

No debía ser una decisión sencilla, horas y horas, quizás días o meses, mucho esfuerzo y al final no gustaba el resultado y se reemplazaba con una nueva visión, sería como ver y después ver de otra manera casi siempre opuesta del cielo a la tierra.

Msn. Horas non sanctas. Del otro lado del mundo ex-novia de hace mil años. Dos hijos a bordo. Un esposo que quiere por costumbre y odia por método.

Ella: hey Alex que tal tu y tu gran vida?

Yo: la misma vaina, en el trabajo. ¿Qué más que cuenta?

15 lineas más de saludos vacíos y típicos, que el trabajo, que la familia, que la novia que si tal que si cual.

Ella: sabes te envidio.

Yo: ¿nojodás?

Ella: has hecho lo que has querido, estás fuera, en tus vainas profesionales siempre inventando.

Yo: se hacen cosas pero tu debes estar feliz tu familia es super. Tus niñas son super lindas, que días vi a H. en fotos y está gigante.

Ella: que mierda, te parece exitosa mi vida porque tengo dos hijas bellas y un marido  que ni me mira, no me jodas alejandro.

 Me dice Alejandro, está molesta, siempre me dice Alex,  me dice que nada que hablamos después, que todo bien… la entiendo, iba para  doctora y ahora lo máximo que dice es tranquilo bobby, tranquilo.

No puede ser, no la puedo dejar ir así, la quise un montón y me sabe muy mal dejarla con sus penas.

Yo: que te pasa?

Ella: nada, nada pendejadas de una. Olvídalo.

Yo: eso es una canción bien fea.

Ella: jajaja tu y tus bromas pendejas.

Yo: al menos te reíste.

Ella: ¿sabes? me voy a separar. Lo he decidido. Se va todo al carajo.

Yo: ¿qué? no me jodas, estás loca.

Ella: lo vengo pensando, necesito una vida nueva, necesito alegría, necesito sentir que vivo no que sobrevivo. Mañana se lo voy a decir, le dejaré las niñas a mi mamá y me voy 1  mes a pensar por ahí, ni te extrañe que termine en…

 Yo: ¿en donde?

3 minutos  sin respuesta.

Yo:  ¿en donde?

Ella: en ningún lado, en ningún lado, ya te dije déjame con mis líos.

Yo: me parece lo más irresponsable, osea no tengo ni puta idea de lo que está pasando ni me debería meter, pero estas loca o me estás jodiendo la vida.

Ella: Sabes lo que es tener sueños, ideales, planes y que un día ni te des cuenta y estés cambiando teteros y sirviendo comida, brillante. Ese no era mi guión. Ese es un guión cliché no el mío.

Yo: pues parece que es el que te tocó. Así que deja la pendejada. Has hablado con D.

Ella: No hay nada que hablar. Simplemente quiero reescribir mi vida, mi visión, mi cuadro.

Me quedo pensando, la vida no es como un cuadro que echas acuarelas encima y empiezas a pintar de nuevo, al menos no sin que queden finas lineas que en algún momento te recuerden el primer camino que escogiste.

Ella: Te acuerdas que una vez me dijiste que no tenías muy claro que querías pero sabías en donde lo buscarías.

Yo: aja

Ella:  Pues eso. Te quiero mucho. un abrazo.

Yo: ¿cómo? ¿que vas a hacer? ¿hey? ¿hey? ¿hey?

El usuario “ella” aparece desconectado.

Offside
Narración irreal de un suceso real, espero estés bien.

(Des)conexión

Se llama pentimento,  es cuando un pintor se arrepiente de lo que pintó y pinta algo encima, donde había una pareja se ven dos molinos, donde había una cocina se ve un girasol y así sucesivamente. Fácilmente en donde está la Mona lisa podía haber de fondo un partido de fútbol.

No debía ser una decisión sencilla, horas y horas, quizás días o meses, mucho esfuerzo y al final no gustaba el resultado y se reemplazaba con una nueva visión, sería como ver y después ver de otra manera casi siempre opuesta del cielo a la tierra.

Msn. Horas non sanctas. Del otro lado del mundo ex-novia de hace mil años. Dos hijos a bordo. Un esposo que quiere por costumbre y odia por método.

Ella: hey Alex que tal tu y tu gran vida?

Yo: la misma vaina, en el trabajo. ¿Qué más que cuenta?

15 lineas más de saludos vacíos y típicos, que el trabajo, que la familia, que la novia que si tal que si cual.

Ella: sabes te envidio.

Yo: ¿nojodás?

Ella: has hecho lo que has querido, estás fuera, en tus vainas profesionales siempre inventando.

Yo: se hacen cosas pero tu debes estar feliz tu familia es super. Tus niñas son super lindas, que días vi a H. en fotos y está gigante.

Ella: que mierda, te parece exitosa mi vida porque tengo dos hijas bellas y un marido  que ni me mira, no me jodas alejandro.

 Me dice Alejandro, está molesta, siempre me dice Alex,  me dice que nada que hablamos después, que todo bien… la entiendo, iba para  doctora y ahora lo máximo que dice es tranquilo bobby, tranquilo.

No puede ser, no la puedo dejar ir así, la quise un montón y me sabe muy mal dejarla con sus penas.

Yo: que te pasa?

Ella: nada, nada pendejadas de una. Olvídalo.

Yo: eso es una canción bien fea.

Ella: jajaja tu y tus bromas pendejas.

Yo: al menos te reíste.

Ella: ¿sabes? me voy a separar. Lo he decidido. Se va todo al carajo.

Yo: ¿qué? no me jodas, estás loca.

Ella: lo vengo pensando, necesito una vida nueva, necesito alegría, necesito sentir que vivo no que sobrevivo. Mañana se lo voy a decir, le dejaré las niñas a mi mamá y me voy 1  mes a pensar por ahí, ni te extrañe que termine en…

 Yo: ¿en donde?

3 minutos  sin respuesta.

Yo:  ¿en donde?

Ella: en ningún lado, en ningún lado, ya te dije déjame con mis líos.

Yo: me parece lo más irresponsable, osea no tengo ni puta idea de lo que está pasando ni me debería meter, pero estas loca o me estás jodiendo la vida.

Ella: Sabes lo que es tener sueños, ideales, planes y que un día ni te des cuenta y estés cambiando teteros y sirviendo comida, brillante. Ese no era mi guión. Ese es un guión cliché no el mío.

Yo: pues parece que es el que te tocó. Así que deja la pendejada. Has hablado con D.

Ella: No hay nada que hablar. Simplemente quiero reescribir mi vida, mi visión, mi cuadro.

Me quedo pensando, la vida no es como un cuadro que echas acuarelas encima y empiezas a pintar de nuevo, al menos no sin que queden finas lineas que en algún momento te recuerden el primer camino que escogiste.

Ella: Te acuerdas que una vez me dijiste que no tenías muy claro que querías pero sabías en donde lo buscarías.

Yo: aja

Ella:  Pues eso. Te quiero mucho. un abrazo.

Yo: ¿cómo? ¿que vas a hacer? ¿hey? ¿hey? ¿hey?

El usuario “ella” aparece desconectado.

Offside
Narración irreal de un suceso real, espero estés bien.

¿Medio lleno o medio vacío?

El vaso ¿medio lleno o medio vacío? desde niños siempre nos enseñan que las dos mediciones de como se ve la vida son estas, como si el mundo fuera blanco y negro, como si todo fuera A+B igual a C;  es decir, alguien no se ha dado cuenta que vivimos  en una larga escala de grises.

La sociedad siempre ha sentido beneplacito por lo positivo, dicen que para ser emprendedor, triunfador, el mejor de la clase, el de la casa en la playa y muchas más de esas pajas mentales que nos venden como éxito debes ser positivo.

Pero una cosa es ser positivo y otra tener un signo + pintado en la cara; positivo por naturaleza como me considero, no he tenido el valor de leerme ni un solo libro de superación tipo quien se llevó mi queso, no se que del croasan ni todas esas trabajadas imitaciones de literatura que simplemente han servido a sus escritores, quienes se han llenado de millones a costa de los fieles lectores que siguen repitiendo una y otra vez “si, YA se quien se llevo el queso, el suero y hasta el bollo y ahora que?

Y no he tenido el valor de leer nada de eso y más bien he tratado de interiorizar todo mis procesos hacia la busqueda de una manera – correcta o incorrecta pero elegida por mi- de hacer y deshacer, pues creo que una actitud positiva ante la vida no debe ir reñida con un modo crítico y activo ante la realidad de las cosas, creo que todos los extremos son malos y ser excesivamente positivo puede terminar siendo una postura, una máscara con la que crees atraer mil cosas y al final no se cumple nada porque a las cosas hay que meterle poitivismo pero sobre todo mucho, mucho trabajo (sin dejar de lado la pasión, claro está).

A lo largo del camino que llevo recorrido he puesto todo mi empeño en ver las cosas desde la mejor óptica y afortunadamente las cosas me han ido saliendo por el camino que es, a veces toca más fácil a veces más dificil pero es EL camino; puedo decir sin equivocarme que nunca  he caido en una actitud negativa general, eso si, puede que haya habido momentos, circunstancias o situaciones que por su carácter especial me han obligado o llevado a acogerme a una visión sino negativa al menos no del todo positiva pero no es en general como manejo las cosas.

Para mi ser positivo es pensar, recordar, atraer, analizar y corregir cada uno de los comportamientos que manejas en tu día a día, pero de una manera sincera, sin falsas pretensiones, sin recursos manidos, prejuicios ni preconceptos, simplemente dejando que las cosas fluyan sin presionarlas y sobre todo inmerso en un proceso personal, único, indivisible y afortunadamente irrepetible. Creo que cada quien adquiere estos planteamientos a su manera y a su velocidad y pretender que los demás vean la vida igual que uno no es un error, es un suicidio.

Esa es mi posición, tan respetable como la de aquel que todo lo ve color de rosas…

 Y tu, ¿ves el vaso medio lleno o medio vacío?

Offside
Hablando se soluciona todo.

¿Medio lleno o medio vacío?

El vaso ¿medio lleno o medio vacío? desde niños siempre nos enseñan que las dos mediciones de como se ve la vida son estas, como si el mundo fuera blanco y negro, como si todo fuera A+B igual a C;  es decir, alguien no se ha dado cuenta que vivimos  en una larga escala de grises.

La sociedad siempre ha sentido beneplacito por lo positivo, dicen que para ser emprendedor, triunfador, el mejor de la clase, el de la casa en la playa y muchas más de esas pajas mentales que nos venden como éxito debes ser positivo.

Pero una cosa es ser positivo y otra tener un signo + pintado en la cara; positivo por naturaleza como me considero, no he tenido el valor de leerme ni un solo libro de superación tipo quien se llevó mi queso, no se que del croasan ni todas esas trabajadas imitaciones de literatura que simplemente han servido a sus escritores, quienes se han llenado de millones a costa de los fieles lectores que siguen repitiendo una y otra vez “si, YA se quien se llevo el queso, el suero y hasta el bollo y ahora que?

Y no he tenido el valor de leer nada de eso y más bien he tratado de interiorizar todo mis procesos hacia la busqueda de una manera – correcta o incorrecta pero elegida por mi- de hacer y deshacer, pues creo que una actitud positiva ante la vida no debe ir reñida con un modo crítico y activo ante la realidad de las cosas, creo que todos los extremos son malos y ser excesivamente positivo puede terminar siendo una postura, una máscara con la que crees atraer mil cosas y al final no se cumple nada porque a las cosas hay que meterle poitivismo pero sobre todo mucho, mucho trabajo (sin dejar de lado la pasión, claro está).

A lo largo del camino que llevo recorrido he puesto todo mi empeño en ver las cosas desde la mejor óptica y afortunadamente las cosas me han ido saliendo por el camino que es, a veces toca más fácil a veces más dificil pero es EL camino; puedo decir sin equivocarme que nunca  he caido en una actitud negativa general, eso si, puede que haya habido momentos, circunstancias o situaciones que por su carácter especial me han obligado o llevado a acogerme a una visión sino negativa al menos no del todo positiva pero no es en general como manejo las cosas.

Para mi ser positivo es pensar, recordar, atraer, analizar y corregir cada uno de los comportamientos que manejas en tu día a día, pero de una manera sincera, sin falsas pretensiones, sin recursos manidos, prejuicios ni preconceptos, simplemente dejando que las cosas fluyan sin presionarlas y sobre todo inmerso en un proceso personal, único, indivisible y afortunadamente irrepetible. Creo que cada quien adquiere estos planteamientos a su manera y a su velocidad y pretender que los demás vean la vida igual que uno no es un error, es un suicidio.

Esa es mi posición, tan respetable como la de aquel que todo lo ve color de rosas…

 Y tu, ¿ves el vaso medio lleno o medio vacío?

Offside
Hablando se soluciona todo.

Las opiniones son como los culos…

… Si, las  opiniones son como los culos: todos tenemos uno, o una o dos o tres.

Y mira si hay gente que se lo toma en serio.

En serio, me parece excelente que la sociedad del conocimiento haya traído consigo una mejora en la educación y en el acceso a ella (bueno, según en que partes), me parece excelente que las nuevas tecnologías de la información hayan permitido que más gente acceda de manera instantanea a todo tipo de datos: desde el tiempo en su ciudad hasta las elecciones locales en Kasajistan.

Lo que no logro entender es en que momento todos estos adelantos nos convirtieron en una sociedad en la que hay que tener una opinión de todo, es decir gracias a este cúmulo de información que hay en el aire hoy día se supone que debo saber de todo y sobre todo; más que nunca hay doctos y maestros en las áreas que menos se imagina uno, sino vayan a una plaza de cualquier lugar del mundo y seguro encuentran a un grupo de personas debatiendo acaloradamente sobre el último partido del Barça, el arte modernista enfocado en la plastilina, las posibilidades que Fidel Castro haya tenido algo que ver con la gripe aviar o que George Bush tenga un affair con Chavez y como esto puede ayudar/perjudicar a la carrera espacial.

Yo no se nada sobre política, ni sobre economía, mucho menos controlo la influencia del arte del siglo X en la actual guerra de Irak ni las últimas estadísticas sobre los JJOO  y creo que alguna vez leí algo sobre el papa y las religiones pero fue como en 5to de primaria y ya lo olvidé. Pero por sobre todas las cosas no me interesa saberlo, quiero hablar y opinar sobre las cosas que se y ya está, no creo que sea necesario ir de iluminado y de amo del conocimiento dictando catedra sobre lo divino y lo humano. Si, quiero aprender más cosas que las pocas que ya se pero aprender se aprende escuchando no dando catedra.

Igual creo que cometo el mismo error, ya estoy opinando sobre las opiniones, vaya paradoja.

 Y tu, ¿qué opinas de tanta opinadera?

Offside
Me ha costado, pero me voy adaptando: Playa, barbacoa, cenas con viejas amistades, lecturas, series… como rinde el tiempo libre, alguien sabe donde me venden un poco más pa’ llevar.

Contando historias…

Un par me mandaron  a la mierda, una grito “auxilio policía”, como cuatro me dijeron en diversos idiomas que no hablaban español y una señora muy mayor y muy simpática me dedicó el guiño de ojos más espectacular nunca visto.

¿Porqué tanto alboroto?, si la pregunta era de lo más simple: ¿tienes alguna historia para contarme?

Ubiquémonos. Soy hiperactivo, inquieto,  fugaz, desordenado y nada loco aunque algunas veces lo parezca y otras lo quiera parecer; además tengo filias, fobias y muchas mañas, una de ellas, la que viene a cuento, ponerme retos semanales.

A veces son tonterías tipo terminar tal libro, cambiar de ubicación tal cosa o editar aquel video grabado hace mil años; en otras ocasiones se me da por autocomplicarme la existencia y me propongo contar granos de arena, encestar 12 balones seguidos o aprender a deletrear esternocleidomastoideo en sirio, danes y alemán.

Esta semana me propuse oír historias desconocidas o más bien historias de desconocidos pero no de manera furtiva parando oído por las calles sino hablando directamente con los protagonistas. Breves espacios temporales compartidos resumidos en5 líneas.

Shadya, creo que se escribe asi, no alcancé a comprender todo lo que me decía pues su español era nulo, su inglés un poco mejor y su francés perfecto. Lastima que je ne parle pas frances. Aun así me pude enterar que vive en BCN hace sólo 15 días, que vino a estudiar un master en literatura y arte dramático y que Barcelona le parece una ciudad bonita pero muy llena de turistas. Estará en la ciudad un año supuestamente, pero cree que igual se regresará pronto a la pequeña Orleans donde vive con su novia y su suegra a las cuales extraña muchisimo. Al final, después de decirme tantas cosas tan personales me sentí hasta mal por la manera como conseguí su “historia”: “hola trabajo para un periódico local tienes alguna historia para contarme”

Joseph, su nombre me hizo pensar que era catalán pero no, era italiano y de bien lejos: Salerno. Estaba en el mismo asiento del metro y aunque el acercamiento fue distinto “hola estoy haciendo una tesis sobre los habitantes de Barcelona tienes alguna….” su reacción fue opuesta. Me interrogó el a mi, que qué hacía, que para qué lo hacía, etc.  y hasta que no le dije que simplemente quiero conocer a la gente para conocerme mejor a mi mismo no soltó prenda. Pero su carácter de filosofo pudo más que su recelo, me habló de sus estudios en teología, en lo que cree y en lo que no en mil historias que ya me iban haciendo pasar de mi estación. Ahhh, no vive en Barcelona está de paseo visitando a sus primos que viven borrachos por acá hace unos 4 meses.

Marianella, me sonó a nombre de novela y se lo dije, se río estrepitosamente y dejo ver toda su sangre latina, bueno casi latina, mexicana de padres holándeses no podía ser una mejor muestra de la combinación: cabellera negra ondulada, piel morena con pecas y unos brillantes ojos verdes de sonrisa amplia. Me dijo que no ha visto nunca una novela pero que le hacen muchas bromas por su nombre lo cual no le disgusta pues como buena publicista que es “lo que importa es que hablen bien o mal pero que hablen” le dije que según para que, esa no era una buena estrategia de vida y se río de nuevo estrepitosamente logrando que el resto del bar en donde compartiamos barra se volteara a verla. “¿Me decías, carnal?” me respondió con aires de suficiencia. Le iba a pedir su correo pero preferí dejarla perder por las largas calles de BCN.

Antonio, el colombiano que nunca puede faltar, es que si dicen que en España levantas una piedra y salen dos colombianos pues en esa banca de la plaza eramos nosotros. Paisa pero de los raros no me solto ni un parce ni un chimbada ni nada, me habló en un correctísimo español intercalado con frases como de puta madre o tio, vi que no soy el único integrado. Lleva 9 años en España, ha recogido fruta en el sur, vendido aspiradoras en la capital, pintado casas en las canarias y ahora, por fin, es abogado en Barcelona, de extranjería, me aclara, por si necesito algún documento o vuelta en que me pueda ayudar. Tenía que sacar ese espíritu de negocios por algún lado.

Antonia, no, no es la esposa del anterior, nacieron a 10 mil km de distancia geográfica y a veinte años de distancia temporal. Catalana de padres andaluces, charnega que les llaman por acá, todos sus 69 años los ha vivido en Barcelona, “aparte de esos 5 años que viví en Hospitallet” ¿pero si Hospitallet está en BCN? le repunto, “eso es ahora antes no” me responde como diciendo me vas tu a decir a donde vivo yo chavalin. Tiene 4 hijos y 3 nietos, quiere que su hija quede embarazada pronto pues ya los otros están muy mayores y no le dicen yaya con el mismo cariño de antes. Le duelen los tobillos desde aquella vez que se tropezó con el sofa del menjador, la invito a que se siente un momento que las palomas no se van a morir de hambre pero es terca y sigue tirando maiz a la multitud de enardecidas. Le digo que gracias por compartir conmigo fragmentos de su vida, que haré buen uso de ellos aunque sepa que es mentira. Me mira con una gran sonrisa de oreja a oreja me hace un guiño de ojos, espectacular, juvenil , matador y me dice: “gracias a ti por escucharme, cada día es más dificil encontrar quien lo haga”.

Offside
Algunos dicen que la literatura consiste en mentir bien la realidad pues a veces yo hago al revés.

24 horas, pop colombiano en Atlanta

Ahora le llaman tropipop según creo haber escuchado y son esos ritmos de fusión que inauguró Carlos Vives y que tantos derivados de éxito ha tenido con Cabas, Fonseca, Fanny lu y mil más.

Para mi gusto, alguna que otra canción aguanta y hasta se deja bailar, aunque a veces se vayan al extremo romántico que me repele un poco.

Aun así, hoy me ha llegado desde el otro lado del charco, más específicamente desde Atlanta el estreno en exclusiva de la música de un nuevo grupo colombiano conformado por un par de amigos que buscan explorar con estos ritmos y lo hacen bastante bien.

El grupo se llama 24 horas y está conformado por Andrés Ramírez y Juan Pablo Angelo y a través de canciones de su propia autoría y covers de artistas ya establecidos se han ido ganando un espacio en la música pop latina de Atlanta.

24_3.jpg

Hoy han lanzado su primer album con el que esperan llegar alto, 10 canciones que tienen buena pinta y que seguro harán bailar a más de uno, sobre todo el movido single “para conquistar mi amor”.

No se pierdan a 24 horas en: http://www.myspace.com/24horasmusic y más información en su perfil de facebook.

Y ojo que ya están sonando en las emisoras colombianas y de Atlanta e ingresan al
grupo de bandas exitosas que salen cada día en el país, con la diferencia de ser
“talentos fugados”, pero que continúan creyendo en su país y buscan de nuevo volver a
echar raíces en su tierra.

Como debe ser.

Suerte y éxitos a todos los integrantes de 24 horas en esa andadura en el competido mundo musical que talento ya hay.

24-hrs-logo.jpg