Category Archives: Locombia

Pare destruido

Caminando…

Camino bajo el sol de mediodía, sol corroncho de mediodía le dicen, de Curramba, La Arenosa, Barranquilla La Bella. No acostumbro a caminar mucho por la ciudad, los afanes del día a día me han alejado de esa terapia necesaria.

Me tropiezo con el obrero, con el oficinista, con la enfermera y con la secretaria. Cada uno me cuenta una historia, cada uno me mira y me dice cosas al oído.

El obrero me dice que la jornada estuvo pesada, que su jefe lo mando al carajo un par de veces y que cree que su mujer le pega los cachos con el cachaco de la esquina, que el almuerzo le supo a mierda y que su hijo no quiere ir a estudiar, aun así me cuenta que está feliz porque está esperando un hijo (dudas, malditas dudas), que el último mes ha entendido tres cosas de la vida y que hace poco retomó el contacto con su viejo que hace rato no veía.

El oficinista lleva una risa de oreja a oreja, acaba de recibir un ascenso, el jefe le aplaudió dos ideas y le celebró tres más, está posicionado en su área como nunca antes, la secretaria de gerencia le está haciendo ojitos y ayer se echó un polvo, en el baño de servicio que no es lo mismo, con la de contabilidad, aun así en el fondo de su corazón cree que algo malo viene, no entiende el porqué, no sabe para donde va todo, pero tiene una mala vibra, es como con las brujas, no cree en ellas pero de que las hay las hay…

La enfermera viene de poner una inyección a un viejo verde que le intento agarrarle el culo, eso que normalmente le molestaría hoy le ha dado risa, esta mañana se levantó de buen animo, entendió que todo es más fácil si se mira desde la óptica adecuada, que vengan y le agarren el culo es lo menos malo que el puede pasar hoy. Quizás esa prueba de embarazo negativa que dejó en el baño esta mañana puede tener algo que ver…

La secretaria, la secre o Lully trae un rostro inexpresivo, le pregunto que debo entender de su cara y me dice, piensa lo que te de la gana, me es igual. Excelente, ya ahora hay una actitud. le digo que el pintalabios se le corrió y que una media está rota, voltea, me mira fijamente y me dice, no es la forma imbécil, es el fondo. Me quedo de piedra. Parece un deja vu.

Me paro en la esquina, un semáforo destartalado me dice, ROJO, ten cuidado, AMARILLO, está atento, VERDE, adelante, keep walking, keep dreaming, keep doing, dale Jhonie, dale…

Me acuerdo de Melendi…



Voy caminando por la vida, con pausa, pero sin prisas
procurando no hacer ruido, vestio con una sonrisa, sin complejo ni temores, canto rumbas de colores y el llorar no me hace daño siempre (y) cuando tu no llores…

 

Tallas, ganchos de ropa

V E I N T I N U E V E

Quiero escribir, pero no sé por donde empezar, tengo un gran nudo en la garganta, este 2010 ha sido sin duda el mejor año de mi vida…

El 10 de junio es uno de esos días en los que estoy más lleno de energía, mejor dicho más hiper(activo) de lo usual y cotidiano.

Siempre trato de reinventarme, cada día del año lo hago, pero el día de mi cumpleaños es el día en el que siento en mi la mayor carga positiva, creativa y receptiva.

Ya son 29 años, el tiempo se ha ido volando. No sé cómo ni a que horas pero los días del calendario pasaron a millón y acá estoy contento, feliz y disfrutando de un año más de alegrías, vivencias, revoluciones, locuras, pensamientos, ideas, proyectos, rollos mentales, dudas, certezas y todas esas cosas que le dan la sal a la vida.

Debo decir que este último año ha sido especial de sobremanera pues he vuelto, ya en cuerpo y alma, a Colombia, porque he alcanzado grandes logros a nivel profesional y personal, porque he aprendido mil y una cosas nuevas, porque he conseguido trabajar en lo que me gusta y me divierte, son tantas razones que no hay ninguna duda y por eso me lleno la boca diciendo que ha sido el mejor año de mi vida… y los que faltan.

Ya son 29, V E I N T I N U E V E, es largo ese número, es mucho tiempo, lo bueno es que se ha aprendido, se ha entendido y comprendido que todo se consigue a golpe y esfuerzo, con pasión y esmero, con ideas y acciones, copn energìa y talento, con ganas y esfuerzos.

Se ha viajado, conocido, enamorado, bailado, cantado, jodido, llorado, reido, sentido, vivido, vibrado, gritado, logrado, cambiado, evolucionado, tantas cosas, tantas vainas por contar, tantas historias para aburrir a los futuros nietos…

Con los 29, el paso previo a subir al tercer piso,  he llegado al momento de conocer que tiene mi ADN, saber de una vez por todas de qué carajos estoy hecho o al menos acercarme, ya sé que soy creActivo, apasionado, positivo, intenso, disperso, talentoso, imperativo, exigente, volatil, impaciente, capaz, responsable, cualidades, defectos, todo lo que soy…

Siempre me emociono, nunca sé por donde empezar y después no hay ni quien me pare, entonces para cerrar esta perorata toca, mejor, quiero, agradecer.

Gracias compadre, que aunque no vaya a tu casa siempre, cada noche, te agradezco el angel que me dejaste en el hombro, gracias Jackie, sé que desde allá siempre intercedes por mi, gracias Chivi, Ayda, Orlando, Alvaro, Thite, Yelin y Gladys, por siempre estar ahí, por ser parte de mi y por dejar que yo sea parte de uds., gracias a todos los que han hecho, hacen o harán parte de mi vida, GRACIAS TOTALES…

“Si quieres levantar un edificio muy alto debes cavar un agujero muy profundo”

Si la vida viene, llega hasta tu puerta (bis)
No le pongas llave, déjala entreabierta (bis)
Deja que se quede, déjala que vuele
Déjala que grite, déjala que vuelva (bis)

 

Un día cualquiera…

Luces, cámara, acción, vuelve la burra al trigo… un nuevo día acaba de comenzar.

Es una de esas mañanas cualquieras, en una calle cualquiera, en Barranquilla, Colombia, Suramérica, la tierra, el sistema solar.

Pasa el del periódico y grita El Heraldo, El Heraldo, mientras chifla de una manera particular, el abanico no para de moverse mientras por la ventana entra la famosa brisa decembrina y en la radio se oye aquí suenaaaaa… En la cocina suena una licuadora, en la sala se cae una foto que dice “all you need is…” que adorna la pared como una especie de homenaje a 12 mil km y en el último cuarto, algo, alguien, ronca, profundo mientras sueña, decide, sopesa, si se queda con la rubia o con la morena.

En el 3er piso se oye un grito, la puerta no deja ver si es resultado de un polvo mañanero o de una tristeza cotidiana. El portero saluda, se despide con gran deferencia, ¿será real o fingido su no solicitado servilismo? Ni manera de saberlo. La calle es una selva de cemento, la ciudad nos vuelve salvajes.

El taxista se ríe en cada semáforo, los chistes están a flor de piel y escuchar la radio local tan plena de humor barato y popular lo hace menos complicado aun.

Empieza la vida real y la virtual al mismo tiempo. Desconectas la alarma, te sientas frente al computador y empiezas a digitar: informes, correos, frases de 140 caracteres, saludos, despedidas, ideas, proyectos, clases, el día se convierte en una espiral de letras y palabras que de una forma u otra nos hacen quienes somos.

El día pasa en una mezcla de afanes y lentitudes, te encuentras egos y te tropiezas grandezas, se estrellan ideales y se joden necios sin criterio, no es la idea, todo debe fluir, la vida no es complicada los complicados somos los seres humanos.

Se acaba el día, caminar por las calles nocturnas de una ciudad cualquiera, de un país cualquiera, con unos grillos cualquiera a nuestro lado suele ser una experiencia simple, cercana y sin ningún color ni sabor, es unir pasos hasta llegar de vuelta y vuelta, aterrizas, alunizas en tu luna, en tu satélite personal y ahí termina todo.

Hacemos tantas cosas iguales cada día, tantas rutinas repetidas que al final un dia cualquiera se parece a otro día cualquiera, sin importar forma ni fondo sin importar nada de nada. Afortunadamente cambiar cualquier mínimo detalle de esta narración diaria es contar una nueva historia y es lo que trato de hacer cada día.

Es simple, es mínimo, es lo que ocurre un día cualquiera, en una mente cualquiera, de una persona cualquiera…

Cotidianidad

Cotidianidad, que palabra tan repetida últimamente.

Que se puede hacer, los espacios recorridos piden -cada vez más- ser retratados.

Tropezar con personajes, ideas, objetos y conceptos cada día y dejarlos que mueran en el aire sin dejarlos plasmados en alguna parte se me hace egoísta, no con nadie, conmigo mismo, habrá algún momento en el que quiera mirar atrás a mis viejos días y saber cómo era, qué pasaba, qué me encontraba.

Los buses de una ciudad siempre son espacios narrativos, digan lo que digan, en ellos se viven y se perciben historias de vida, fragmentos de desaires, llamadas a deshoras, intrigas, pesares, sonrisas, amores y desamores, peleas, reconciliaciones, gritos.

Voy mirando por la ventana, me gusta que la brisa me pegue en la frente y pensar en el aire, la mente en blanco visualizando los espacios por los que voy pasando.

Un grito de voz ronca me saca de mi ensimismamiento.

– Que es la vaina nojoda- Grita un jardinero o algo parecido desde el anden.
– Eche que, te vas a poner pesado, era mamando gallo- le responde su compañero de faena.

Los dos están arreglando el césped o algo por el estilo en un parqueadero cerca de la 93, el agresor le lanza un poco de hierba al agredido, al que parece no gustarle esta simple broma.

– Te voy a clavar la mano como sigas hecho el huevon
– grita ofendido.
– Ñerda, cule pesao hey. No se te puede es hacer nada- le responde en tono jocoso su compañero.

Desde el bus sale la frase típica, indispensable.

– El que parte papaya menta mamá.

El bus estalla en risas, la pregunta que me hago es porque yo no me río ¿es por tanto escuchar esa broma cliché? o ¿es mi mismo ensimismamiento? o ¿qué carajos es?.

El Urbaplaya sigue su marcha. En la mitad de la cancha de basket de la imitación de parque de Villa Santos hay un personaje de esos difícil de describir: pantaloneta de varios colores, aretes o algo que se le parece en las orejas, una gorra de campaña política y un balón imaginario con el que lanza cestas de una cancha a la otra.

No alcanzo a imaginar que puede haber en esa mente para estar lanzando balones de aire, balones imaginarios a las 2 de la tarde con un sol que quema las neuronas, pero algo me dice que hay más de un cable zafado, a ese le falto más de un hervor, diría una amiga mía.

Me bajo del bus, voy a entrar a la universidad y un tipo con traje y corbata, totalmente fuera de lugar en el canicular sol de la tarde currambera, habla por su celular.

– Sólo te voy a agradecer una cosa, a esa vieja hay que pegarle un buen susto para que sea seria y se organice. Nada del otro mundo pero tiene que saber quien es el que manda.

La frase fuera de contexto me da mucho para pensar, miro al tipo de reojo y sigo caminando.

Definitivamente, lo dicho, el habito no hace al monje.

Salsa y mas na’, Troja al 100%

[blip.tv http://blip.tv/play/ga9EgY_QSQA]

Descargar (Click derecho + Guardar como)WMV|FLV|IPOD|EmbedLa salsa es uno de esos ritmos musicales que hace tiempo me gusta y que disfruto escuchando y bailando.Aprovechando la entrevista que le hicieron a mi amiga Marthyca Herrera para el programa Culturama de Señal Colombia me di una vuelta por La Troja, templo insigne de la salsa en Barranquilla.

Al final salió un producto audiovisual que no es ni detrás ni cámara ni nota completa, simplemente una mirada a ese espacio de desahogo salsero que es La Troja, Patrimonio Cultural de Barranquilla y a sus habitantes temporales: los salseros.

Indigena su abuela…

– Hay niño, pues entonces el que se fue para Barranquilla perdió su silla. No era sólo lo que decía sino el tono con el que lo hacía, vieja hijuemadre.

Después de un fin de semana de puente en La samaria, de relax total, de no saber que era un PC, un informe o una planificación, después de haber descansado, pasado buenos ratos y muchas cosas más regresaba a Barranquilla en uno de esos engendros mejor conocido como “puertaapuerta”, una de esas buseticas bastante incomodas, más si tu estatura sobrepasa los 1, 80, que te recogen en la puerta de tu casa y después de 4 horas de dar vueltas te dejan en la otra puerta o en la ventana o donde te de la gana.

Supongo que toda felicidad no es completa por lo que todo lo relajado que venía del fin de semana se fue perdiendo en el camino entre la falta de un aire acondicionado en -valga la redundancia- condiciones, la lloradera del bebe a mi lado o el stress por el trabajo acumulado que me esperaba en la casa.

Si sumamos que a medio camino se “recalentó” la buseta en la que ibamos y que nos tocó esperar 30 minutos a que llegara otra, el panorama se asemejaba como mínimo desalentador y si agregamos que cuando llegó la nueva buseta una señora gorda, con una maleta de mano de la que salía olores non sanctos y con mucha mala onda me quitó el puesto en el que -dentro de lo que cabe- venía medio acomodado ya todo era casi la vispera de un apocalipsis.

– Señora, porque no nos acomodamos todos en el puesto en el que veníamos cada uno en la otra buseta. Le dije con todo el respeto que me fue posible.
Hayyyyyy niño, pero si esta banca es para 3 personas, dale acomódate. Me dijo con ese descaro sútil que sólo dan años siendo una aprovechada.
– Pero señora, si está la otra señora con su bebe y ud. y yo  flacos no es que seamos, no cabemos. Le dije ya con menos (in)decencia.

Y ahí fue cuando soltó
– Hay niño, pues entonces el que se fue para Barranquilla perdió su silla.

Sólo se me pudo venir a la mente uno de eso tantos dichos españoletes que tanta risa me dan:

– Sabe que vieja hijuemadre, que le den…

Vuelve y juega, sale la malicia indigena a relucir, esa tradición que nos lleva al pasado y no precisamente a nuestros mejores antepasados, esa excusa que nos inventamos todos como validador de colarse en filas, de robar pertenencias, de trucar negocios, de hacer todo al revés.

Malicia indigena, materia obligada en el curso de la vida colombiana y que se enseña de generación en generación de manera totalmente irresponsable, porque vivimos y sobrevivimos pensando que el vivo vive del bobo y el bobo de papa y mama.

Me acordé  de aquella vez que escribí sobre la malicia indigena; hace ya un buen tiempo, pero nada ha cambiado, la malicia indigena es como el bom bril o como las energizer: dura y dura y dura…

Se habla costeñol…

fotomuralcostenol.jpg

 Antes que nada una confesión: Soy caribe 100 %, mas costeño pa’ donde, orgullosamente costeño,  hablo acelerado y enredado, me gusta cantar mientras hago una fila, soy alegre, bailador y mamador de gallo, siempre saludo a la gente como si la conociera de toda la vida, en fin cumplo con todos los clichés habidos y por haber de los costeños menos con el del amor por Maria Casquitos y el cogelasuavismo mal entendido.

Después de casi 4 meses de estar de vuelta a la República Independiente del Caribe ya puedo decir que estoy nuevamente adaptado a sus dimes y diretes y aunque una vez al año (que no hace daño) se me sale alguna españoletada tipo joder, ostias o cualquier otra de las frases aprendidas en la madre patria, normalmente me expreso en el puro y castizo  lenguaje local.

Porque si bien hace un tiempo hablé del español en general y como en los diversos países hispanohablantes -sobre todo en España- tenemos varias maneras de llamar a la misma cosa (Leer: Se habla Español) hay que decir que en la costa tenemos una gran cantidad de palabras que creo que incluso mismos locales ignoran su significado.

En días pasados estuve en la inauguración del Museo del Caribe (visita altamente recomendable) y cuando iba terminando el recorrido me tropecé de frente con esta imagen. Una mural lleno de todas las frases del costeñol, algunas me toco echarle cabeza para recordarlas, otras me sacaron una sonrisa, otras me hicieron pensar “nojoda que palabra tan corroncha” pero lo más importante fue que todas me hicieron sentir parte de ese espíritu caribe.

A ver cuantas de las palabras conocen uds.

Verbena, embolate, guayabo, foco, fogage, chevere, mote, manivela, mote, manivela, perrenque, vascuencia, vaina, pechiche, calilla, alambique, calanchin, chechere, monocuco, barrejobo, bololo, filipichin, cantaleta, fartedad, guachafita, emputarse, pereque, bololo, totuma, corotos, cucallo, verbena, pingarria, calilla, cucallo, recocha, tumbao.

¿Entendieron? ese es el costeñol.

Caribe soy, soy soy
A mucho honor
En donde dice señas particulares
Ponga Caribe soy,
A mucho honor
El único lugar en donde aún
Se puede vivir de una ilusión

Foto: Carlos Durango

Dulce cotidianidad

Maryluz, Petrona o Maria, su nombre puede ser cualquiera de esos, no se cual, quien sabe, de pronto se llama Marcela, Laura o Susana o algún nombre con más pedigree. Lleva un arrume de periódicos, lo pasea sobre su cabeza y grita fuerte, con energía “el heraldo, el heraldo” se mueve con cadencia y los periódicos se mantienen en su cabeza sin perder el equilibrio, al parecer ella estaba predestinada para gritar “alegría, cocada, caballito” pero la única alegría que ha vivido es tener un trabajo que le permite dar de comer a los 3 hijos y al marido buenavida que la esperan con hambre en casa.

Los muñecos son feos, “el” tiene camiseta del Junior de Barranquilla, tan oportuna hoy, “ella” camiseta sin marcas, pelo morado y falda que muestra todos sus encantos. El que los maneja los mueve con destreza, tira de cada madera con precisión y hace que uno y otro bailen al ritmo que el les toca. Bailan una puya, un merengue y un joropo, bailan reggeton, vallenato y salsa, bailan como enamorados inocentes y como amantes desenfrenados. Son marionetas, la vida se las da un bacán, gafas negras, colita de caballo y labia prodigiosa. ¿porqué no darle una moneda?.

El día sigue, ella se monta al bus como la reina, una reina sin tesoros ni tierras, su bolso, el teléfono que lleva en la mano, su estudiado maquillaje, sus tetas operadas, su todo marca presencia. Todos la miran, ella quiere que la miren. Camina hasta el fondo del bus y se sienta mostrando pierna, planeando cada movimiento, cada pierna pidiendo permiso a la otra. Que habrá en su cabeza, qué pensará del tipo que el viernes le agarrará todo por unas vueltas en un carro último modelo y unos cuantos billetes de veinte mil pesos.

La noche cae, el recoge cartones, su organización es extrema, el carro de balineras en que los traslada se percibe más pesado que sus propios pesares, lo empuja con paciencia, nadie lo espera, se tropieza con un hueco y se sale la “rueda”, mira al cielo, yo, en la otra acera, espero que suelte una maldición, un par de asteriscos, signos de interrogación, varias letras del abecedario repetidas y demás maricadas que usa uno cuando quiere decir otra cosa políticamente poco correcta, como si el supiera lo que es eso; pero no, simplemente suspira, parece sonreír… Es cierto, cuando el pobre lava llueve.

La cotidianidad sabe a perfume barato y a mierda fina, a pequeñas alegrías y grandes tristezas, a lucha y tranquilidad, a lejos y cerca, a dulce simplicidad y salada complicación.

Sigo caminando y me sigue sonando en la cabeza…

Si te preguntan como se sube decile que muchos se han perdido para ir al cielo creo que no hay camino, nosotros dos iremos en una nube…

5 sentidos: Oído

No es tan temprano, son las 7 am, suena un despertador, un vals todo extraño que tienen los teléfonos Motorola y que es el más decente que he encontrado para despertar sin sobresalto. Afuera se escuchan carros que  pasan y un voceador que grita El Heraldo, El Heraldo para hoy martes.

La ducha emite su sonido característico, toca un baño concienzudo que quite impurezas y limpie ideas, suena el spray del desodorante, una correa se cae al suelo, el abanico no para de lanzar aire mientras suena lentamente, un pájaro se posa en la ventana e intenta emitir un sonido, débil, muy débil.

Entro a la cocina, la lavadora emite un extraño pitido que todavía no he logrado desactivar, lavo dos platos de la noche anterior, me gusta el sonido del agua al correr sobre la loza. Un minuto de cocción y suena el microondas, tropiezo un vaso, crash, crash, suena al romperse.

Suena el citófono, me buscan, las llaves suenan clink clink, la reja al cerrarse hace un estruendo, se oye el grito de la bebé de mi vecina, en otro apartamento se oye un regaño, pelao del carajo levántate, bajo corriendo, no sea y me regañen a mi.

En el taxi la conversación es la de siempre, que más, que hay de vainas, nada la misma vuelta de siempre. El aire acondicionado ayuda a empezar bien el día, en la radio suena Jorge Cura, mejor, alguno de los comediantes que siempre lleva a su programa, el chófer se ríe, yo me río con el, el día empieza con sonido de risas.

Entro a mi oficina, suena la alarma, bip bip bip bip, combinación correcta, hace un gran estruendo al desactivarse. Enciendo el aire acondicionado de mi oficina y el de el resto del canal, brrruuummmm arrancan los dos. Me siento en la silla, suena, necesita aceite. Enciendo el PC, marco clave, bip bip bip bip, clave correcta, somos una sociedad de claves correctas pienso, miro la pantalla, abro el correo, 6 mensajes, una alarma, abro la intranet de la universidad cero mensajes, abro el resto de webs de revisión diaria, cada una hace un ruido distinto. Me acerco a la sala de emisión del canal, enciendo los televisores, los monitores y la consola de mezclas, cada uno con un sonido característico, cada uno con ganas de contar, prendo el dvd y en el la torta de esta semana me reclama que le suba al sonido. Dejo todo en stand by a la espera que los ayudantes se encarguen de lanzar todo al aire.

¿Qué más profe?, se oye la primera voz, ¿le puedo contar algo?, dime, suena un celular, regáleme un minuto profe, ya vuelvo, ok. Es la primera de muchas entradas y salidas a lo largo del día. Suena el teléfono. ¿Con pedrito de los palotes?. No, oficina equivocada. Empezamos bien.

Mañana intensa, mucho trabajo, preparar clase, redactar un par de propuestas, el teclado suena y suena, como imitar el sonido de unas teclas, clic clic clic clic. Tres interrupciones más y opto por cerrar la puerta de mi oficina de puertas abiertas.

Mediodia. A casa a almorzar, mismo sonido de microondas, la licuadora procesa un gran jugo de lulo, el vaso suena al contacto con el hielo. Comida rapida, tenedores sonando.

Camino por la calle de vuelta a la universidad, un hombre “maneja” su carro’e mula, arre, arre, le grita y me acuerdo del caballo chovengo de la canción, arre, arre, vuelve y grita y el animal, terco, suspicaz,  se queda quieto, como burlándose de su dueño.

Viene un taxi Dacia, de esos largos, se queda varado a media calle, hace un estruendo aterrador, a ese motor le falta poco para salir en átomos volando, pasa un moto taxista y le grita: échale guineoooo.

En el bus rumbo a la universidad el cántico es el de siempre, uno le vale 200 y tres le valen 500 para su mayor economía. los huecos hacen que cada brinco suene todo el chasis. Yo cierro los ojos y espero llegar pronto, al menos llegar.

Retomo labores, pa’ clase, durante 3 horas no oigo ningún otro ruido sino mi voz, convencido, ya quisiera yo, los alumnos hablan una y otra vez, a veces por mis preguntas, a veces por jodidos que son,  a veces porque si, a veces porque no. Suena la película, hoy es F for Fake de Orson Welles. Siguiente parada, rally videografico por la universidad, la clase es distinta, fuera del salón, así que los ruidos que escucho, además de las preguntas de los alumnos, son los característicos de la cotidianidad de la Uninorte, gente, mucha gente, pasos, vasos en el CAI, gente que entra y sale, puertas que se cierran y se abren, gritos, muchos gritos, alguno pasa corriendo y casi me tropieza.

Fin de la jornada, camino por las calles, pasa el carro de la basura a mi lado armando un gran estruendo llego a casa, subo escaleras, clink clink suenan las llaves. Abro la puerta, el portero me dice que vinieron los de la luz, a bonita hora pienso yo y subo pausadamente los cuatro pisos que me separan del ruido final. Prendo luces, enciendo la TV, una película empieza, caliento algo de comida y me dispongo a escuchar, a sentir lo que tienen que contarme. En el PC se enciende la luz del msn, hoy -día sonoro- no hay ruido en los parlantes, una chateada rápida que allá y acá toca dormir.

11 pm, me quedo dormido, me voy al cuarto, enciendo el ventilador y cierro la ventana y justo antes de tirarme a la cama escucho los tres últimos sonidos del día: el vigilante de la cuadra haciendo su ronda habitual con el pito de toda la vida con el  que mantiene alejado a los malandros de la cuadra y viceversa, el sonido ralajante, simple y sin carisma de la brisa entrando por todas las ventanas y el cric cric cric de las ranitas que extrañamente llegan hasta lo alto de mi apartamento.

Los ruidos que se escuchan en la cotidianidad nos marcan las pautas de lo que hacemos; sentirlos, vivirlos pero sobre todo disfrutarlos nos puede hacer experimentar extrañas y llamativas impresiones.

Es que casi siempre oímos pero muy pocas veces escuchamos.