Barcelona T'estimo

#BarcelonaTeEstimo

Cuando llegué a Barcelona en el hoy lejano 2005 mi primera oficina quedaba en la Carrer Pelai al lado de Plaza Universitat apenas a un par de calles del inicio de La Rambla.

Acababa de llegar a una ciudad en la que conocía poca gente y en la que cada uno tenía ya sus propias dinámicas, para mal de males los euros en el bolsillo eran todavía pocos por lo que mi plan de mediodías, tardes y muchas noches era recorrer la cercana Rambla y maravillarme de lo simple que era ser libre en un espacio como ese en donde gente de todas las nacionalidades paseaba tranquila, se reía con una estatua humana -yo mismo fui estatua humana por un día para festejar un 20 de julio- compraba flores o tomaba una cerveza acompañada de unas tapas.

Fueron muchas las “cerveza beer” y las empanadas picantes de los Pakis que comí en ese escenario, fueron muchas las noches de fiesta en Barcelona que por una razón u otra terminaron ahí, apoyados en una banca, hablando de manera extraña cualquier idioma intentando acercarnos a otros, porque eso era, y es, para mí La Rambla, un lugar donde encontrarse y acercarse a otros…
Continue reading

Foto

La calle es una selva de cemento…

Cada día paso por su puesto de trabajo en la séptima con 22. Un puesto ambulante de libros usados que ubica en el suelo y recoge un día si y el otro también.

La primera vez que lo saludé me paré por pura curiosidad y le pregunté por dos o tres textos afines a algunos que vi ubicados en su mercancía. No me dio razón de ellos.

- Los que tengo son los que me encuentro, en la calle, en otros mercadillos, algunos me los regalan los vecinos y con esos me voy rebuscando, igual le averiguo y cualquier cosa le aviso.

Hoy pasé y no estaba. Estaba un chico algo joven, ya estaba recogiendo mercancía. Le pasaba el trapo a cada libro mientras leía su carátula. ¿Y tu papá? ¿no vino hoy? le pregunté intuyendo que podía ser su hijo por edad y parecido.  Primero me miró extrañado pero asumo entendió que era un cliente asiduo.

- No, no vino hoy, ni vendrá por varios días. lo jodieron el sábado. Estaba en el billar, tomando cerveza. Se puso a pelear con otro vendedor de la zona y le partieron la cabeza. Ahí anda en la casa leyendo, al fin, antes vendía y no leía, ahora le tocó bajarle a la velocidad…

Le mando saludos, que si, que le baje a la velocidad y empiezo yo a pedalear, a meterle  velocidad a mi final de martes.

Bajo a toda velocidad por la Calle 26, a esta hora todavía hay tráfico y movimiento. Es una zona un tanto caótica e insegura pero ya me he armado mi dinámica y siempre bajo a toda maquina por ahí.

Paso por el Centro de Memoria. Siempre, siempre me paro así sea un segundo a observar las pintadas que ponen “La vida es sagrada” sobre las tumbas vacías. No sé muy bien cuál es la fijación pero siempre vuelvo a mirarla.

Hoy cuando miro hacia allá están justo Juanito (Alimaña) y Pedro (Navajas), cada uno en una moto, uno le pasa mercancía al otro, sin mirar pal’ lado ni hacer amagues, todo movimiento está friamente calculado. Yo miro, mi mirada se tropieza brevemente con la de uno de ellos y sigue de largo, en efecto, la vida, sobre todo la mía, es sagrada.

Sigo pedaleando. Continue reading

cabecera grafo

#ConLetradeMédico

Siempre voy a toda velocidad, como el ciclista, y por eso termino perdiendo momentos, personajes, reflexiones y algo de vida.

A partir de ahora empiezo a bajar la velocidad escribiendo, cada vez que pueda, #ConLetradeMédico

En una hoja, en una pared, en el piso o en un tablero, con letras que traduzcan #Microvidas, conversaciones aleatorias o frases mías o de otros, escribir como espacio de reflexión, de pausa y de reencuentro…

Y es que cuando no estoy perdido me andan buscando…

#ConLetradeMédico 1

2017-07-05 19.55.42

Somos…

Somos nuestras alegrías, ese beso que robamos, el juguete viejo y feo pero que nos encantaba, ese baile vacilao con la pelaita que nunca creímos que nos prestaría atención, los premios que alguna vez ganamos, las idas y vueltas de mochilero por acá y por allá, unas cervezas con amigos en el borde del mar, recorrer La Samaria en un jeep amarillo lleno a reventar, tantas vainas que hay en la cabeza dando vueltas una y otra vez de tiempos y escenarios tan distantes como cercanos…

También somos nuestras taras, el llave que mataron, la niñita que nos dijo ‘no te vistas que no vas’, el papá que no quiso estar, las fiestas a las que no pudimos ir, la vez que me fui de Sant Ferriol, alguna noche que Martina enfermó, los temores de querer y no poder, taras que no nos destruyen sino que nos permiten crear nuestras otras formas de entendernos y sentirnos…

Alegrías y taras, taras y alegrías, cada una construye quien somos, cada una es parte de esa montaña rusa que subimos y bajamos una y otra vez…

Somos grises, una fantástica mezcla de lo que nos gustaría repetir y de aquello que quisiéramos dejar en el pasado, somos memoria y somos recuerdos…

Como leí por ahí hace un rato, “…La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados…”.

Arte foto: @me_lata

migrante

Ni yendo a la luna…

Estoy almorzando en el restaurante de siempre. Es un restaurante español y eso hace que unos y otros saquen a flote sus mejores experiencias culinarias, reales o inventadas. Todos queremos “tener mundo” e impresionar a nuestra mesa con grandes historias de comidas raras y extrañas que hemos tenidos en “nuestros viajes”.

Vine solo. Mientras escaneo mis redes es inevitable escuchar un poco de aquí y allá. En la mesa de al lado se ríen con escándalo de algunas de estas anécdotas.

Uno cuenta con asombro como hace poco en Madrid vio que había gente desayunando vino y chorizo, todos le hacen el coro, ohhhhhhh, que poco saludable pero que buena vida.

Si, tan saludable como un caldo de costilla o una Arepa e’ huevo o cualquier otro plato de nuestra sana gastronomía pienso yo… (además que en 5 años viviendo en España NUNCA vi a nadie haciendo esa combinación)

En fin, que siguen hablando y deriva el tema a cómo ven a los colombianos en España, el personaje dice que “ahora si existimos”, “gracias a James” puntualiza. “Antes sólo nos conocían como narcos y putas”.

Bueno, “como los venezolanos”, dice para reafirmar su postura con suficiencia, “que ahora se vienen en bandada a Colombia y lo único que ve uno son putas y rateros”.

Carajo. Ya me dañaron el almuerzo. Volteo y hago una cara de desagrado amplia y bastante evidente.

Uno del grupo matiza “bueno, algunos, no todos…”

Y el otro vuelve a la carga “pues la mayoría…”.

Pienso, como siempre, que las generalizaciones sólo hacen daño, que no ayuda en nada pensar que todos son X o Y.
Continue reading

Bogotá - Colombia 30

Mil muros

En 2006 vivía en Barcelona, estudiaba de día y trabajaba en las noches en un restaurante en la zona de Gracia. Cuando salía en la madrugada ya todas las tiendas y locales de la zona ya estaban cerrados y en sus esteras y puertas resaltaban excelentes graffitis que a la luz del día muy pocas veces se podían ver.
 
A partir de ahí empecé a fotografiar con la cámara o celular que tuviera a mano todo el arte urbano que me tropezaba por la ciudad condal y lo volví una costumbre. Desde entonces en cada ciudad a la que voy trato de capturar la mayor cantidad de fotos de todo tipo de expresiones pintadas en los muros…

El arte urbano para mi es un termómetro de las expresiones, culturas y narraciones de cada ciudad, capturo todo, desde increíbles murales de gran formato hasta tags (firmas) sin mayor sentido, creo que cada uno de estos graffitis dice algo de quien lo hizo… Continue reading

2017-02-09 19.29.20

Serendipia

Al principio de los tiempos estudié para ser periodista, mi titulo dice que soy “Comunicador Social y Periodista” e incluso al inicio de mi vida profesional ejercí un par de años como tal.

Hace un tiempo por las notables -y afortunadas- carambolas de la vida he ido tirando para otros lados pero manteniéndome siempre con un pie en la esencia del periodista: Contar cosas, explorar en los otros y exponer historias que merecen ser contadas…

Hay un término que me gusta mucho: “Serendipia”, ese escenario de posibilidades que se abren a partir de explorar lo desconocido, lo inesperado, lo que pocos logramos prever. Y es por eso que creo que ser periodista es -y será siempre- un camino lleno de recorridos poco previsibles, un escenario con muchos rostros y maneras de acercarse a lo real, a lo vivo, a lo que no para de reinventarse y eso me gusta mucho…

Feliz día del Periodista a todos esos colegas que luchan, aún, día a día contra lo imprevisible, lo inesperado y lo fantástico de cada una de esas historias que siguen esperando ser compartidas…
furia

¿podremos usar esa imagen? Claro, si está en Google…

En verano de 2006 (¡hace 10 años!) Un grupo de costeños viviendo en Barcelona decidimos recibir el verano con una improvisada parranda vallenata.

El evento tuvo nutrida asistencia y al final fueron más los asistentes de otras nacionalidades que los mismos colombianos. Al final publicamos una breve nota con algunas fotos en el blog del “Grupo Copera” y hasta ahí llego la parranda.

Aún así antes de ayer, sábado 11 de junio de 2016 (¡10 años después!), “Las Noticias Cartagena”, un portal digital, decidió usar una de las fotos de tan lejana y poco colombiana fiesta como acompañamiento de una nota cuyo titular no deja lugar a dudas…

fail de uso de imagen de internet
Que si, claro que me gusta compartir y departir un buen rato con amigos al son de una cerveza, pero de ahí a lo que afirma el titular…

Si, el de la camisa de flores, sonrisa amplia y cerveza en mano soy yo. Bueno, mi yo de hace 10 años. Y salen Carlos, Ana C., Sergio, Hesler, Mauricio, Gracie y otros que, para su tranquilidad, no se reconocen…

Continue reading

Experimenta y reinarás…