Galleries

#microvidas 206 de 365 

Ella le echó un cuento, el le echó dos, al final fueron puros pajaritos en el aire...

¿Microvidas?

Las #microvidas han sido -como casi todos los contenidos en foto, video o texto que creo- un salvavidas…

Obligarme a estar atento, con los ojos abiertos y buscando una nueva narración en cada esquina en una ciudad como Bogotá es algo que le agradezco a este proceso creativo que ya va para dos años.

Ya voy por la 259 de 365 y espero poder finalizarlas durante este 2015.

La forma mas sencilla que he encontrado para bajarle el ritmo y la velocidad a cada día  (y a mi cabeza) es observar.

Sea con la cabeza o sea con la cámara.  Da igual.

Cada uno de estos fragmentos dentro de su simpleza son un retrato de la época en la que fueron capturados, una mirada a mi yo más íntimo como narrador, todo un álbum de recuerdos en movimiento; todo un mapa de recuerdos de estos años, un modo de recordar y recordarme…


 

Reflejo

Bogotá Visual

En el año largo que llevo viviendo en Bogotá no he hecho otra cosa que capturar imágenes en cada calle que paso.

Voy por cada calle, callejón o zona verde con la cámara del celular siempre lista a capturar lo que sus personajes y espacios me dan… 

Tengo varias cámaras profesionales pero me he dado cuenta de que la única forma de crear una verdadera línea de tiempo es apostándole a la cámara del celular, la que siempre cargamos, la que va con nosotros a cada esquina. 

A veces miro hacia arriba, a veces al frente, a veces de lado, no importa el ángulo, el encuadre o que tan enfocada esté, lo importante al final es la historia -de otros o mía- que hay detrás de cada imagen.

No pretendo dejar otra cosa que una línea de tiempo de mis propias memorias visuales, de mis encuentros cotidianos, de todo lo que veo, observo, miro…
microvidas vendedora chacita

Así van las microvidas

Puedes ver todas las imágenes de estas 365 #microvidas en http://365microvidas.tumblr.com