Cotidianidad

Cotidianidad, que palabra tan repetida últimamente.

Que se puede hacer, los espacios recorridos piden -cada vez más- ser retratados.

Tropezar con personajes, ideas, objetos y conceptos cada día y dejarlos que mueran en el aire sin dejarlos plasmados en alguna parte se me hace egoísta, no con nadie, conmigo mismo, habrá algún momento en el que quiera mirar atrás a mis viejos días y saber cómo era, qué pasaba, qué me encontraba.

Los buses de una ciudad siempre son espacios narrativos, digan lo que digan, en ellos se viven y se perciben historias de vida, fragmentos de desaires, llamadas a deshoras, intrigas, pesares, sonrisas, amores y desamores, peleas, reconciliaciones, gritos.

Voy mirando por la ventana, me gusta que la brisa me pegue en la frente y pensar en el aire, la mente en blanco visualizando los espacios por los que voy pasando.

Un grito de voz ronca me saca de mi ensimismamiento.

– Que es la vaina nojoda- Grita un jardinero o algo parecido desde el anden.
– Eche que, te vas a poner pesado, era mamando gallo- le responde su compañero de faena.

Los dos están arreglando el césped o algo por el estilo en un parqueadero cerca de la 93, el agresor le lanza un poco de hierba al agredido, al que parece no gustarle esta simple broma.

– Te voy a clavar la mano como sigas hecho el huevon
– grita ofendido.
– Ñerda, cule pesao hey. No se te puede es hacer nada- le responde en tono jocoso su compañero.

Desde el bus sale la frase típica, indispensable.

– El que parte papaya menta mamá.

El bus estalla en risas, la pregunta que me hago es porque yo no me río ¿es por tanto escuchar esa broma cliché? o ¿es mi mismo ensimismamiento? o ¿qué carajos es?.

El Urbaplaya sigue su marcha. En la mitad de la cancha de basket de la imitación de parque de Villa Santos hay un personaje de esos difícil de describir: pantaloneta de varios colores, aretes o algo que se le parece en las orejas, una gorra de campaña política y un balón imaginario con el que lanza cestas de una cancha a la otra.

No alcanzo a imaginar que puede haber en esa mente para estar lanzando balones de aire, balones imaginarios a las 2 de la tarde con un sol que quema las neuronas, pero algo me dice que hay más de un cable zafado, a ese le falto más de un hervor, diría una amiga mía.

Me bajo del bus, voy a entrar a la universidad y un tipo con traje y corbata, totalmente fuera de lugar en el canicular sol de la tarde currambera, habla por su celular.

– Sólo te voy a agradecer una cosa, a esa vieja hay que pegarle un buen susto para que sea seria y se organice. Nada del otro mundo pero tiene que saber quien es el que manda.

La frase fuera de contexto me da mucho para pensar, miro al tipo de reojo y sigo caminando.

Definitivamente, lo dicho, el habito no hace al monje.

10 thoughts on “Cotidianidad”

  1. Coincido totalmente contigo, el habito nunca hace al monje y las personas nunca dejarán de sorprenderte porque a veces son como globos de aire, que se elevan y se les pierde de vista y otras, explotan sin más.

    Un saludo.

  2. Coincido totalmente contigo, el habito nunca hace al monje y las personas nunca dejarán de sorprenderte porque a veces son como globos de aire, que se elevan y se les pierde de vista y otras, explotan sin más.

    Un saludo.

  3. Deprisa… las personas no dejan(mos) de sorprender basicamente porque somos humanos y como tales nos portamos. saludos.

    Lucas… Ese jeans y tenis no se cambian salvo casos extremos, ¿amenazar viejas? ni en caso extremo. Fresco no estaba moderado (ahora si) tu comment se quedó en el spam que modera akismet (are you spammer? ;-D)

  4. Deprisa… las personas no dejan(mos) de sorprender basicamente porque somos humanos y como tales nos portamos. saludos.

    Lucas… Ese jeans y tenis no se cambian salvo casos extremos, ¿amenazar viejas? ni en caso extremo. Fresco no estaba moderado (ahora si) tu comment se quedó en el spam que modera akismet (are you spammer? ;-D)

  5. Hola!!

    Es la primera vez que visito tu blog y me parece muy interesante. Te invito a que visites el mío y, si te gusta, lo votes en los Premios 20 blog como mejor blog de cultura o de diseño.

    Un saludo.

  6. en los momentos de vivencia la sociedad no se ha preguntado por que sera que la vida a puesto impedimentos para realizarnos o no se puede ser que nosotros nos coloquemos esos impedimentos? en algunas personas esas manera no alejan de nuestro ente y de nuestra relacion ante un sueño o una reaccion ante el mundo
    en algunos momentos es que no puedo no tengo las capacidades ni me interesa no se como sacar esto a adelante o en muchas maneras que hago sin nadie a mi lado no se como superarlas como integrarlas o en si cosas en el momento del pensar no incurre a una especifica cuestion? xD

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *