PVC-1, Hitchcock y algo de dolor de patria

Hitchcock decía que la mejor manera de vender el suspenso era poner una bomba bajo la mesa donde  dos personajes conversan y que el espectador lo sepa y los personajes no, así mientras ellos hablan tranquilamente el espectador estará todo el tiempo esperando la explosión.

Pero y si la persona si sabe que lleva la bomba porque le aprieta en el cuello… ¿no hay suspenso?

El jueves fue el inicio al Festival de Cine digital DIBA y la primera película en competición que se emitió fue PVC-1 un film, realizado por Spiros Stathoulopoulos un cineasta colombo-griego, que cuenta la historia de Elvia Cortez y el famoso odiado mediatizado collar bomba.

A decir verdad la tan común magnificación de los tópicos de la violencia en Colombia y el hecho que siempre se quiera mostrar a través de nuestra incipiente cinematografía el monotema de nuestra guerra interna  me aburre sobremanera por lo que mi interés inicial de ver la película era puramente profesional; como realizador audiovisual que soy me interesaba ver como había desarrollado el realizador el único plano secuencia de más de 80 minutos de duración del que consta la película. Antes sólo había visto un plano secuencia tan largo en la película La Soga una muy buena película de Hitchcock y por eso quería ver como lo resolvía Stathoulopoulos y si conseguía hacer una muestra fluida con las ventajas y limitaciones que tiene este tipo de planos.

No hay mucho que decir de la película ni del manejo de la misma a nivel visual, el director maneja de buena manera la narración y el uso del steadycam permite que el ritmo de la narración sea constante y fluido, algún plano se pasa de tiempo o hay algún silencio que no transmite nada pero a grandes rasgos se desarrolla sin contratiempos. Usa mucho los acercamientos a los protagonistas lo que aumenta la carga emotiva y hace que el tono de angustia crezca a buen ritmo. En definitiva, la parte AV que me interesaba contrastar excelente; no me gustaron algunas cosas del guión o de las actuaciones pero el plano secuencia paga la entrada. Por si les interesa miren el trailer.

Pero algo extraño pasó.

Cada palabra de los encapuchados, cada grito de los protagonistas, el intento de heroísmo del policía dentro de sus mismas limitaciones, los rezos angustiosos de la victima, la tristeza de su familia impotente sin poder hacer nada y ese ruido seco, cortante de la bomba explotando cuando se creía que se estaba a punto de desactivarla me remitieron a ese mundo, esa realidad colombiana de la que siempre estoy un poco alejado.

Se acabó la película y me quede sentado en la silla viendo rodar los créditos con algo raro en la garganta, detrás mio estaban todos los miembros del jurado joven, una de ellas, conocida mía, me preguntó que me pareció la película y yo que siempre tengo una opinión para todo me quedé pensativo y no pude responderle nada.

Creo que ese nudo en la garganta que me quedó bien podría llamarle dolor de patria.

Aún así el sólo dolor de patria es aire y pajas mentales que no logran que nada cambie pero ¿que puedo hacer en la distancia para que esto cambie?

Offside
Si pudo García Marquez en París porqué no yo en BCN.

8 thoughts on “PVC-1, Hitchcock y algo de dolor de patria”

  1. Compadre. Tengo que ver la película, pero que duro eso.

    No sé si estoy equivocado, pero “Irreversible” de Gaspar Noé no es un plano secuencia también. Le agradezco me resuelva la duda.

    Saludotes mano.

    1. Compadre esa no la he visto pero por lo que vi por ahí parece que es más un plano reversible tipo memento… tendré que verla y ya le comento como es la vuelta.

  2. Compadre. Tengo que ver la película, pero que duro eso.

    No sé si estoy equivocado, pero “Irreversible” de Gaspar Noé no es un plano secuencia también. Le agradezco me resuelva la duda.

    Saludotes mano.

  3. Cuando ví la noticia me pareció surrealista, la pelicula no debe quedarse corta. Aqui estamos mijo,
    trantando de poder. un abrazo.
    Pd Me gustaría que leyeras mi ultimo post. Creo que tambíen dá para un corto.

  4. Alejo… llevaba mucho rato sin pasar por acá por aquello de mi receso blogger… Ya había visto alguna nota sobre PVC-1 y bueno, me toca verla para poderme pillar lo que dices sobre el manejo del plano (por ahí derecho “La Soga” es una de mis pelis preferidas de todos los tiempos y la primera que vi en un clase de cine)… Y por el lado de la noticia, bueno… Creo que más allá del pajazo mental que tu nombras, cuestionarse y plantear inquietudes sobre el manejo mediático de la realidad es ya una intervención valiosa; la haces tú que estás lejos mientras los que estamos acá muchas veces ni siquiera nos detenemos a considerar la clase de lugar en el que estamos viviendo.
    Un abrazo enorme.

  5. Sueno extraña si te digo que me gustan las peliculas que recuentan hechos historicos pero… este tipo de historias me espantan? Algo falla en mi disco duro y no es capaz de aceptar que aquello que tu llamas como dolor de patria sea fuente de inspiracion ludica… sera que los griegos opinan lo mismo con 300???

    Para Sebastian, Irreversible SI es tipo Memento. La primera me parecio impresionante, impactante, dolorosa y cruda. La segunda… es innecesariamente larga.

  6. Angelita perversita…. a decir verdad me molesta qae todo nuestro cine gire alrededor de nuestra violencia pero igual es una realidad que existe y bueno si no se deja una memoria de ella que sabrán los que vienen… bienvenida de nuevo.

    Mafe… tanto como lúdica no creo que sea pero si es abusar un poco de la realidad, de las pelis no me he visto reversible habrá que buscarla, memento es una de mis pelis preferidas en cuanto estilo de narración.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *